Las plataformas de comercio electrónico se han convertido en una gran oportunidad de negocio para las pymes que inician su aventura en el mundo online y no pueden costearse una gran infraestructura comercial. Apoyarse en marketplaces como Amazon es una buena estrategia, al ser grandes centros comerciales situados en el mundo virtual, que pueden aportar un gran número de visitantes. Según datos del propio portal, el 40% de las compañías que usan Amazon España y exportan ha aumentado un 300% sus ventas en el primer semestre.

¿Cómo puedo abrir una cuenta en Amazon?

Es muy sencillo, pero para ser visible, Amazon deberá comprobar que se trata de un negocio como un producto fiable. Se comprueba, entre otros datos, identidad, que los productos estén correctamente etiquetados con su código de barras, o que no sean falsificaciones. Hay dos tipos de vendedores:  individual y pro.

Vendedores Individuales: más adecuado para aquellas pymes con una cartera de productos pequeña –se suben a la web uno a uno– y que consideren que no van a vender muchas unidades.  Con esta opción, sólo se paga si se vende: 0,99 euros por unidad, a lo que se suman una serie de tarifas variables por artículo; la comisión media de Amazon es del 15%.

Vendedores Pro: más idóneo para aquellas pymes con un volumen de ventas superior a 40 unidades. Deben pagar una cuota mensual de 39 euros. Está especialmente indicado para aquellos gerentes que quieran informes de venta más detallados o encuadrarse en las categorías de accesorios de electrónica, cuidado personal y salud, joyería o relojes, sólo abiertas a los pro.

¿Es rentable?

Anteriormente comentábamos que el 40% de las compañías que exportan y usan Amazon España ha aumentado un 300% sus ventas en el primer semestre. Pero han de afrontar y tener en cuenta una serie de gastos y para tratar de minimizarlos se debe hacer una selección y análisis de lo que vamos a ofertar. Hay que tener en cuenta que nuestro margen se va a ver reducido, ya que Amazon se va a llevar una parte de nuestros beneficios y, además, puede que nuestro margen tengamos que ajustarlo para poder competir con otras empresas.

Para las pymes españolas, según el propio Amazon afirmaba al diario Expansión, formar parte de su portal puede aportar cuatro ventajas: construir una presencia online con un canal de ventas sin riesgos ni inversión, vender en las cinco webs europeas de Amazon, beneficiarse de los servicios logísticos sin tener que preocuparse de la gestión de sus envíos y, finalmente, asociarse a la marca de comercio electrónico más valiosa del mundo, según la consultora Interbrand.

 

 

 

 

 

Puede que también te interese:

El móvil se ha convertido en una herramienta imprescindible en el entorno empresarial y en una extensión móvil de la oficina.  Por ello, para que…

Spotcap ocupa el puesto 29 de las 100 fintech más innovadoras a nivel mundial, según el ranking elaborado por la consultora KPMG en colaboración con…

El factoring es un servicio financiero que permite acelerar el mecanismo de cobro de los pagos en la empresa. Se trata de un producto que…