posted on 26 October 2016 in Actualidad with 0 Comments /

El factoring es un servicio financiero que permite acelerar el mecanismo de cobro de los pagos en la empresa. Se trata de un producto que hace posible que las empresas puedan acceder al pago anticipado de sus cuentas por cobrar, otorgándoles la liquidez o la financiación de acuerdo a los plazos de las facturas y de sus ciclos operativos.

La mayoría de empresas venden sus productos o servicios con un plazo de pago determinado, que puede oscilar entre 30 y 90 días.  Para poder tener liquidez, y el flujo de caja al día, las pymes pueden acudir al factoring, que se convierte en una excelente herramienta financiera para que las empresas crezcan y no se detengan.

En el entorno fintech, nos encontramos con compañías como Finanzarel o Novicap, que ofrecen este tipo de servicios de manera 100% online y en cuestión de horas. Es decir, ofrecen adelantos en efectivo a las pequeñas empresas que no pueden permitirse el lujo de esperar 60 o 90 días para pagar las facturas.

¿Quién es quién?

Proveedor:

Es la empresa que a raíz de su actividad comercial es el emisor y beneficiario de las facturas. Es decir, vende un producto a crédito, emite una factura con un plazo de pago y, en caso de requerir el pago anticipado de la misma, cede el título valor a una compañía de factoring a cambio de asumir un descuento en dicha factura.

Pagador:

Es la empresa que adquiere productos y/o servicios ofrecidos por el proveedor y que, al momento de la compra, se compromete con el pago en términos determinados por un documento título valor, como es el caso de la factura. Es decir, que en caso de que la factura sea cedida, el pagador debe cancelarle la factura a quien la adquiere, conocido como factor.

Compañía de factoring:

Es la entidad o intermediario financiero que compra el documento título valor del proveedor realizando el pago de forma inmediata (menos un descuento pactado, denominado comisión de factoring), adquiriendo con ello, todos los derechos para exigir el pago del crédito al pagador en las condiciones determinadas por el documento.

Modalidades:

Factoring sin recurso:

Se caracteriza porque el proveedor asume el riesgo de pago del pagador. Es decir, en caso de que el plazo del documento título valor venza, y el pagador (comprador) no pague la obligación, el proveedor debe efectuar el pago de la factura al factor.

Factoring con recurso:

Se caracteriza porque el proveedor no asume el riesgo de pago del pagador, es decir se desprende del riesgo. Así entonces, en caso de que el plazo del documento título valor venza, y el pagador (comprador) no pague la obligación, el factor no podrá cobrarle al proveedor (quien emite la factura), asumiendo en este caso el factor el riesgo.

Silvia

about the author: Silvia

Apasionada de la comunicación y la tecnología, el fintech llamó a mi puerta hace dos años para cambiar la manera en la que nos relacionamos con las finanzas.