Los préstamos ICO son líneas de financiación pública que concede el Instituto de Crédito Oficial destinados específicamente a colectivos como las pymes, los autónomos o emprendedores. A pesar de requerir aval, suelen ser mucho más sencillos para este tipo de colectivos, además de tener comisiones e intereses más ventajosos que los ofrecidos por entidades bancarias. Sin embargo, es importante tener en cuenta toda la información requerida antes de decidirse a realizar la solicitud.

Aspectos importantes a tener en cuenta:

Plazos. Los préstamos ICO se convocan anualmente. En 2016, el plazo vigente finaliza el día 10 de diciembre, aunque podría acabar antes si se agotan los fondos. Por tanto, se debe hacer la solicitud lo más pronto posible.

Entidades bancarias. Los préstamos ICO se gestionan a través de la banca privada, al establecer acuerdos de colaboración con bancos y cajas, que son los que se encargan finalmente de analizar la operación, determinar las garantías y decidir si se concede o no la ayuda.

Limitaciones.  El importe máximo de las principales líneas de crédito se mantiene en 12,5 millones de euros por solicitante.

Escoger la línea adecuada. Hay cuatro tipos de líneas:

Línea ICO Empresas y Emprendedores 2016. Dirigida a autónomos, empresas y particulares que realicen inversiones productivas en España. Financia tanto liquidez (pago de nóminas, gastos, proveedores, etc.), como inversiones productivas (vehículos, reformas, activos fijos, etc.).

Línea ICO Garantía SGR SAECA 2016. Un préstamo destinado a inversiones en territorio español y fuera, que cuenten que cuenten con el aval de una SGR o SAECA.

Línea ICO Internacionalización 2016. Se conceden créditos a empresas españolas para sus inversiones en el extranjero y para cubrir necesidades de liquidez.

Línea ICO Exportadores 2016. Tiene como objetivo anticipar el cobro de facturas por operaciones de exportación y cubrir las necesidades de liquidez que supone la producción del bien o servicio que se va a exportar.

Elaboración de un buen expediente. Para elaborarlo, la entidad bancaria ofrece una serie de pautas. Lo importante es que el documento refleje la información de la empresa o proyecto, los datos económicos y el objetivo que se pretende lograr con este crédito.

Muy importante y a tener en cuenta: Si finalmente se consigue el préstamo, hay que conservar todas las facturas. Al tratarse de una financiación pública, se está obligado a justificar los gastos.

Puede que también te interese:

El móvil se ha convertido en una herramienta imprescindible en el entorno empresarial y en una extensión móvil de la oficina.  Por ello, para que…

Spotcap ocupa el puesto 29 de las 100 fintech más innovadoras a nivel mundial, según el ranking elaborado por la consultora KPMG en colaboración con…

El factoring es un servicio financiero que permite acelerar el mecanismo de cobro de los pagos en la empresa. Se trata de un producto que…