¿Cómo cuidar nuestros ojos y nuestra piel en invierno?

Especialmente en invierno, cuidar tus ojos y piel es fundamentas por estar sometidos a duras condiciones climáticas. Los frecuentes cambios de temperatura con el paso de oficinas o casas calefaccionadas al frío o incluso congelado en el exterior pone tensión en nuestro rostro.

Especialmente cuando pasas tus días con los ojos fijos en una pantalla o bajo luces de neón agresivas, es muy importante cuidar tus ojos. En invierno, nuestra piel también sufre el frío, el viento, los cambios de temperatura e incluso el sol. A continuación, te damos algunos consejos para cuidar tus ojos y tu piel delicada en invierno.

Leer también: 4 consejos de oro para empezar tu propia práctica de fisioterapia

Protege y cuida tus ojos

En primer lugar, debes adoptar acciones para prevenir ataques externos. Te recomendamos encarecidamente que uses gafas de protección solar que te protegerán de los rayos solares, ya sea que vivas en una zona donde el sol es intenso o te guste pasar tu almuerzo con la cara al sol para no perderte cosa.

En determinadas tiendas y determinados sitios de Internet, es posible encontrar lentillas anti-UV económicas, que tendrán la ventaja de ser discretas. Por lo tanto, puede pasar de la luz suave a la luz solar sin tener que cambiarse o ponerse las gafas.

Por último, para cuidar tus ojos a diario, te aconsejamos que te pongas gotas en los ojos con regularidad. Estos se rehidratarán y ya no tendrá sensación de sequedad. Es posible simplemente usar solución salina fisiológica que a menudo es útil en su farmacia.

Protege y repara tu piel

Su piel, sea cual sea la estación, necesita una protección solar eficaz. De hecho, sea cual sea la región de que se trate, los rayos del sol son cada vez más intensos y peligrosos para nuestra piel. Por tanto, la crema de protección solar debe formar parte de tu rutina diaria para preservar tu piel y prevenir la aparición de manchas oscuras, por ejemplo. También protegerá sus lunares, que pueden deteriorarse rápidamente bajo la luz solar intensa.

Para hidratar tu piel, te recomendamos que te apliques una crema hidratante debajo de tu protector solar y después de lavarte la cara por la noche. Tienes a tu disposición cremas protectoras contra el frío, el calor, el viento o la contaminación. Elija una crema adecuada a su región y sus condiciones climáticas.

Si quieres utilizar productos naturales para proteger tu piel del frío en invierno, puedes recurrir a los aceites vegetales que tienen muchas virtudes. Jojoba, coco, argán, aceite de cáñamo … Tiene muchas opciones para elegir. A menudo son muy hidratantes y nutritivos y no agregan elementos químicos o tóxicos a la piel.

Deja una respuesta