El Huesca de Xisco refuerza el tono defensivo, pero sigue negado de cara al gol

El espíritu renovador es más que constatable. La llegada de Xisco Muñoz al área técnica del Huesca ha supuesto un repunte de mejoría en la mayor parte de los aspectos del juego. El entrenador mallorquín ha dotado al cuadro oscense de un potente despliegue defensivo. No en vano, el equipo ya hace acopio de tres jornadas de liga consecutivas manteniendo la portería propia a cero. Se trata de una dinámica que ha tenido como recompensa el hecho de puntuar en 5 de los últimos 6 partidos, además de superar la primera ronda copera tras vencer al Cayón por dos goles a cero.

Pero no todo el escenario guarda el mismo brillo de optimismo, y es que el Huesca, que acumula también una derrota, tan sólo ha sido capaz de llevarse los tres puntos en el encuentro contra el Mirandés. Los azulgranas firman así en este nuevo tramo un balance de resultados muy parecido al que dejó Ignacio Ambriz en sus encuentros finales. A pesar de esta similitud, el trabajo de Xisco se encuentra en pleno desarrollo y en una clara línea ascendente que tiene su punto más enérgico en las tareas defensivas. 

Ahora bien, el equipo pide a gritos materializar, necesita una mayor pegada y un tono de efectividad que no termina de cuajarse en el ataque. Es ahí donde se encuentra el obstáculo fundamental que sigue pendiente de resolución y que no está contando ni con planteamientos tácticos sólidos ni con delanteros que anden finos de cara al gol. La lista de implicados no admite concesiones: Gaich, que sigue disfrutando de la titularidad, no está todo lo acertado que debiera en sus decisiones. Por su parte, el paraguayo Isidro Pitta no está contando para el técnico a la hora de salir en el once de inicio, excepto en Copa del Rey, aunque fue cambiado al término de la primera parte. Tampoco Dani Escrache está teniendo suerte al anotar, máxime cuando parte de la suplencia en la mayoría de los partidos. La era Xisco palidece en el ataque; tres goles en seis encuentros se nos antoja una cifra muy diiscreta.

Lo que queda por hacer

El Huesca ocupa a día de hoy la decimocuarta posición a cuatro puntos del descenso, y sus registros no son del todo prometedores, ya que en las últimas cinco fechas del calendario ha conseguido una victoria, tres empates y una derrota. Está claro que la actitud no basta para romper este periodo de números adversos. Se trata de un panorama que ya se está dejando notar en las apuestas online en España y que con total seguridad acabará influyendo en los pronósticos y cuotas de las siguientes jornadas. Las variables están sobre la mesa: ¿marcará el Huesca en sus próximas citas? ¿entrará en una dinámica ganadora? ¿dará esquinazo a la sombra del descenso? ¿continuará con el buen ritmo en competición copera? Aunque todo está por ver, las cifras no parecen muy favorables.

Este panorama de sequía que está sufriendo la delantera oscense ha provocado la reacción táctica del entrenador, que ya ofrece algunas combinaciones distintas. Es el caso de Joaquín Muñoz, el extremo que está contando con la confianza de Xisco y que parece andar en una decidida proyección ascendente. Su aportación está siendo incisiva y generadora de ocasiones. Esta variante supone así un cambio táctico frente al perfil de killer puro que el Huesca mantenía con regularidad. La victoria en la primera ronda copera dejó además sobre el terreno de juego las buenas sensaciones que aportó el canterano Carlos Kevin. El joven delantero, que ya es máximo goleador en el B, respondió con efectividad y gol a la convocatoria de Xisco, que encuentra aquí otra de las opciones más incisivas para reforzar el ataque.

A pesar de la victoria en Copa del Rey, el horizonte a corto plazo se presenta complicado para los azulgranas, situados por debajo de la mitad de la tabla y con una lista de encuentros venideros que exige la suma de puntos a golpe de gol.

Deja una respuesta