Una nueva era en el deporte: cómo influyen las nuevas tecnologías

En la era digital, muchas costumbres y aspectos de la vida cotidiana se han visto transformados. El deporte es uno de ellos, algo que se puede ver cada vez más en el fútbol, la competición más popular de todas. Tanto al interior como al exterior del campo de juego, así como en los negocios vinculados, las nuevas tecnologías tienen un peso trascendental. ¿Qué se debe esperar? 

Sin ninguna clase de dudas, las nuevas tecnologías han penetrado en diversos mercados en las últimas dos décadas. Por ejemplo, eso puede verse con claridad en el reciente furor por las critptomonedas que se vive en todo el mundo, en donde la convergencia de la vida digital y el ritmo acelerado de los mercados ha llamado la atención de miles y miles de personas en todo el planeta. 

Incluso, esa mayor dependencia respecto a los dispositivos electrónicos y la conexión a internet ha hecho que servicios como los de las VPN se encuentren en franco ascenso. La importancia de proteger los datos privados y prevenir cualquier tipo de ataque hacker que pueda poner en riesgo nuestra integridad como la de los dispositivos, ha logrado que los usuarios del mundo web sean cada vez más recelosos de su seguridad. 

Ahora bien, en este artículo nos centraremos en un campo no tan transitado a la hora de pensar el peso que tienen las nuevas tecnologías en nuestras vidas cotidianas y cómo ha revolucionado a uno de los aspectos más apasionantes del ser humano: el deporte. ¿Cómo se deben preparar los deportistas hoy en día? ¿En qué consisten los nuevos entrenamientos? ¿Cómo se ha diversificado el marketing y los negocios alrededor de las diversas competiciones? Todo ello, en el siguiente artículo. 

C:\Users\Owner\Downloads\pexels-pixabay-258395.jpg

Foto de Pixabay en Pexels

El deporte y los negocios en su nueva fase digital 

En primer lugar, podemos mencionar un factor que está a la vista de todos: la sofisticación de las transmisiones deportivas y cómo se ha logrado converger a distintos dispositivos para vivir una experiencia única en cada partido. Por ejemplo, al mismo tiempo que se mira el encuentro, se puede votar por quién será el mejor jugador a través de un QR, hablar en un foro con otros fanáticos y hasta incluso poner a prueba nuestro conocimiento deportivo en cualquiera de las aplicaciones de apuestas deportivas que ofrece el mercado en la actualidad. 

Sin ir más lejos, uno de los sectores más pujantes en torno a los deportes puede encontrarse en el mundo digital, en donde además de las casas de apuestas online que han sofisticado sus propuestas para que cada fanático encuentre una opción a su medida, también se han desarrollado aplicaciones con toda la información detallada y segundo a segundo de las principales ligas de fútbol del mundo, así como también de los torneos más importantes de tenis, básquet, rugby e incluso las últimas ediciones de los Juegos Olímpicos. Estar al día en todo lo que está aconteciendo nunca fue tan sencillo. 

Esto puede verse aún con más claridad en el desembarco progresivo y sostenido que han tenido las celebridades deportivas y las instituciones más reconocidas en el mundo en el mundo web. Lo que al principio parecía un tímido movimiento hacia las redes sociales, ahora se ha convertido en una suerte de competencia álgida entre cuentas de Twitter, Instagram y Facebook para saber qué posteo genera más revuelo y cómo eso ayuda a que los fanáticos se asocien a las instituciones o compren mayor merchandising. Incluso, muchos clubes y estrellas del deporte han lanzado sus propias criptomonedas.

C:\Users\Owner\Downloads\thom-holmes-J2e34-1CVVs-unsplash.jpg

Photo by Thom Holmes on Unsplash

¿Qué sucede adentro del campo de juego?

Ahora bien, el verdadero debate en torno a la inclusión de las nuevas tecnologías puede encontrarse en todo lo que ocurren en los límites del terreno hacia adentro. Distintos especialistas coinciden en cómo la posibilidad de tener mayores registros en el desempeño de los atletas en los entrenamientos ha llevado a una profesionalización extrema en diversas disciplinas olímpicas y deportes en general. Por ejemplo, es cada vez más frecuente encontrar a entrenadores al borde del campo de juego revisando una tableta para ver qué distancia han recorrido sus jugadores y evaluar cambios por agotamiento. 

Los distintos insumos electrónicos que permiten medir en cuestión de segundos lo que sucede tanto en los entrenamientos como en las competiciones oficiales lleva a que se puedan tomar decisiones con mayor claridad, reduciendo el rol del azar al mínimo en cada deporte. Claro está, que ese rol mínimo sigue siendo preponderante: nunca se puede medir todo cuando está en juego la voluntad, el ingenio y la destreza de las personas. Después de todo, eso es lo apasionante del deporte: más allá de los cálculos que se puedan hacer, siempre hay lugar para lo inesperado. 

Eso también puede apreciarse en los esfuerzos de las distintas confederaciones en transparentar la justicia impartida en cada partido o evento. Las nuevas tecnologías que permiten definir al instante qué es lo que ocurrió también han modificado la naturaleza de muchos deportes: lo que hace años ya era natural en el tenis o el rugby, es toda una novedad en el fútbol. Muchas injusticias se han podido evitar gracias a esa incorporación, aunque no todas: el ojo humano y la interpretación subjetiva siguen teniendo un rol central para dar con la palabra final. 

En definitiva, podemos sentenciar que nos adentramos en una era en donde el espectáculo y los negocios deportivos irán al alza, mientras que la profesionalización dentro del campo de juego también. Todo ello, claro, sin resignar nunca la pasión. 

Deja una respuesta